22 noviembre, 2012

Saber que Dios lo ama y vela personalmente por él. Aprender dominio propio y cuales son sus límites de comportamiento.