Meditaciones

Oración

– No pienses que orar es difícil o complicado, ni tampoco digas que no tienes tiempo para orar.

– Cuanto más cargado se presente el día, más motivos tienes para ponerte a orar, y más tiempo deberías dedicarte a la oración. ¡Si pasas un poco más de tiempo de rodillas en oración descubrirás que después no te lleva tanto tiempo realizar tus tareas, porque si tu día está impregnado de oración hay menos posibilidades de que las cosas te salgan mal! Y si mal salen, Dios te dará las fuerzas para sobrellevarlo.

– S. Grellet, un cuáquero francés que murió en Nueva Jersey en 1855, habría sido un desconocido para el resto del mundo, de no ser por una breve oración que lo inmortalizó. Las conocidas palabras, que han infundido aliento a tantas personas, dicen así: “Apenas una vez he de pasar por este mundo. Todo el bien que pueda hacer, cualquier gesto de bondad que pueda realizar en favor de un ser humano, ayúdame a hacerlo ahora y a no aplazarlo. Pues nunca volveré a pasar por aquí”.

– Una vida arraigada en la oración no puede ser desarraigada.

– Que difícil es encontrar un alma tan silenciosa que pueda escuchar a Dios.- François Fenelon

– Si tu comunión con tu Creador es débil, serás débil en todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*