Meditaciones

Tribulaciones

Imagen de complemento

 Si logro impedir
que un corazón se parta,
no habré vivido en vano.
Si logro ahorrarle a una vida
una experiencia ingrata,
aliviar el dolor de un hermano,
o devolver un pajarillo a su nido,
no habré vivido en vano.

– Emily Dickinson –

– Habla de cosas alegres. En el mundo ya hay bastante sufrimiento sin que tú agregues tus lamentos. Hasta el peor de los casos tiene puntos a su favor: búscalos y menciónalos en tu conversación. Así darás descanso a los oídos de quienes ya están hartos de tanto gemido. – Ella Wheeler Wilcox

– Beethoven, nacido en una familia de músicos alemana, se vio obligado en su infancia a pasar largas horas practicando solo, día tras día. Al poco tiempo afloró su genio. A los once años ya componía su música y dirigía una orquesta, y durante los últimos años de su adolescencia viajó a Viena a continuar sus estudios. Allí alcanzó fama, si bien no aún la fortuna y compuso la que quizás sea su más fascinante obra. Beethoven paseaba junto a la cabaña de un zapatero una tarde cuando escuchó a alguien que ensayaba una de sus composiciones. Al detenerse a escuchar oyó por casualidad que la muchacha expresaba su deseo de escuchar alguna vez la pieza tocada correctamente por un buen músico. Al entrar a la casa descubrió que la muchacha era ciega. Se ofreció a interpretarle la pieza, y sentándose al piano, tocó, durante más de una hora, se hizo de noche y se apagó la única vela que había en la habitación. Pero la luna iluminaba la sala y bajo su inspiración y la de aquella chica ciega que tanto amaba su música, Beethoven compuso “Claro de Luna”.

– Lo que el árbol tiene de florido, vive de lo que tiene sepultado… sus raíces. – G. Hernández

 – Cuando logres desprenderte del pasado, volar sobre el presente y desafiar el futuro… estás preparado para ascender a los espacios infinitos del amor y la amistad.
– No llegarás hoy a ninguna parte si todavía sigues atado al ayer. Convierte el pesar, el sufrimiento, los sacrificios y tristezas en dulzura, compasión y amor.

– Terremoto de Armenia (Colombia) 1999. Un campesino sentado al lado de los escombros de lo que había sido su casa, respondió cuando le preguntaron qué pensaba de lo sucedido: “Qué belleza”. Sorprendido el interlocutor le pidió que le aclarase lo dicho. “Sí, qué belleza, nunca pensé que vería el poder tan grande de Dios haciendo ondular la tierra como si fueran olas”. – G. Hernández

– Un leñador de los bosques del Noroeste americano contó acerca de los atascos que ocurren en primavera, cuando los troncos bajan por el río. “A veces los troncos se traban de forma inexplicable. Pero siempre hay un tronco que es la clave del problema. Si puedes averiguar cuál es y sacarlo, el resto de los maderos se colocarán solos en su lugar y seguirán río abajo”. ¿Por qué no buscas cuál es el tronco clave en tus problemas? ¿Por qué no le preguntas a Dios cuál es el tronco y le pides que te ayude a sacarlo? Entonces todas las demás cosas encajarán en su debido lugar. –Norman Vincent Peale

– El sufrimiento nos viene bien porque nos produce humildad y nos enseña a tener compasión por los demás.

– Es muy fácil ser agradable cuando la vida es coser y cantar pero es hombre envidiable el que sonríe vez tras vez cuando todo le sale al revés.

– Con frecuencia las pequeñas complicaciones dan paso a problemas mayores, basta un eslabón débil  para romper toda la cadena, basta una manzana podrida para que se pudra toda la canasta, basta un pequeño agujero en el dique para desatar toda una inundación, basta dejar descuidadamente una llamita prendida para dar inicio a un gran incendio.

– Encontrarse en grandes tinieblas y conducirse como si todo fuera luz, ésa es la victoria ante las desgracias.

– Para sentirte rico cuenta las cosas que posees que el dinero no puede comprar.

– Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe, y de la grandeza que no se inclina ante los niños. – Khalil Gibran

– El mundo exige resultados. No le cuentes a otros tus dolores de parto… muestrales al niño. – Gandhi

– Las soluciones a los grandes problemas acostumbran a ser simples. Empezando por algo tan sencillo como el amor al prójimo, eso puede resolver muchos problemas.

– Dios es el único que puede sanar de verdad las heridas de tu corazón, es Jesús el que puede llenar ese vacío que hay en tu vida, ese deseo de amor, de alegría, de hallarle sentido a todo.

 – No hay cosmético para la belleza como la felicidad.

– ¡No es que Dios nos ame porque tengamos algún valor; tenemos algún valor porque Dios nos ama!- Si Dios toma tu trozo de arcilla y lo remodela, lo hará por amor y no porque es más poderoso que tú.

– Para desembarcar en la isla de la sabiduría hay que navegar en un océano de aflicciones. – Sócrates

– Al moldearnos para hacernos mejores seres humanos Dios nos quebranta en su misericordia, y mientras somos quebrantados tiene misericordia de nosotros.